jueves, 16 de enero de 2014

Fiona Apple cantando Why try to change me now?

Of course, originalmente del repertorio de Frank Sinatra, pero escucharla de la voz de Fiona le da un sabor distinto. Suena tan femenina la lírica, tan nostálgica y triste que... Bueno como el 70% de las cosas que me agradan. Me identifico mucho con la canción, y su interpretación por este talento hecho mujer.

 


I'm sentimental
So I walk in the rain
I've got some habits
Even I can't explain
Go to the corner
I end up in Spain
Why try to change me now?

I sit and daydream
I've got daydreams galore
Cigarette ashes
There they go on the floor
Go away weekends
Leave my keys in the door
Why try to change me now?

Why can't I be more conventional
People talk
People stare
So I try
But can'y be
Cuz I can't see
My strange little world
Just go passing me by

So let people wonder
Let 'em laugh
Let 'em frown
You know I'll love you
Till the moon's upside down
Don't you remember
I was always your clown
Why try to change me now?

Don't you remember
I was always your clown
Why try to change me
Why try to change me now

miércoles, 15 de enero de 2014

Conversación entre el autor y su personaje: No haré ejercicio de mi poder de “Deus ex machina”


Y cuando en el presente se llega al final de una búsqueda, y ese resultado deriva en el comienzo de una tortura mayor, o simplemente un camino sin salida, inevitablemente la mirada se da la vuelta y observa con frustración, rencor y  enojo,  el camino recorrido. La pérdida de tiempo y esfuerzo, son axiomáticos en estas situaciones y casi parece una burla mayor de la vida y sus nublados pasadizos.  La mayoría del tiempo los pasajes hacia el cambio se recorren a tientas, guiados por la escasa luz de la esperanza de un fructífero final.  Pero no siempre es así, (Such is Life!) y cuando se llega al callejón sin salida y la  esperanza se apaga, se prende el proyector del pasado mostrando imágenes desvirtuadas y embellecidas por los matices del olvido, y se desea, desesperadamente, sujetarlo, traerlo al presente y volverlo a vivir, con la madurez adquirida y las ganas de un futuro mejor.

Lo siento Filippo, podría devolverte en el tiempo, transportarte a  aquello que alguna vez dejaste en busca de respuestas, espejismos  y quimeras, pero no sería justo y razonable. Tú tomaste tus decisiones y aquí están tus consecuencias, tal como yo, igual que les pasa a todos.  Yo tampoco puedo echar el  tiempo atrás, y por lo tanto aunque esté en mi jurisdicción el ayudarte no me da la gana de que lo logres tú tampoco.  Por lo tanto, te condeno a mirar a atrás, a lamentarte,  y añorar.  No te preocupes, no estarás solo. Te acompaño, mientras me rio con ironía de tu destino, del mío, del de casi todos. 

sinceramente, 
Yo


                        




martes, 14 de enero de 2014

Finalmente, Avelina Lésper llama al arte contemporaneo una farsa

He caminado algunos museos de arte contemporáneo en la Isla, Europa y los Estados Unidos y siempre salgo con una sensación de vacío, tanto, que prefiero ver arte de otras épocas que conocer lo que sucede en ésta. No es la mejor actitud, pues en todas las épocas han surgido buenos y malos artistas, pero antes, cuando los artistas  respetaban ciertas reglas de arte era mucho más fácil distinguir a leguas un Gran Maestro de un farsante. Muchas veces me han criticado por este pensamiento y hasta llegué a pensar que podía ser que yo estuviese mal y que solo supiese respetar lo hecho antes.

Ahora, Alvelina Lésper se levanta a decir:"La carencia de rigor (en las obras) ha permitido que el vacío de creación, la ocurrencia, la falta de inteligencia sean los valores de este falso arte, y que cualquier cosa se muestre en los museos", y la respeto por levantar la voz a decir una verdad que todos conocíamos pero que nadie se atrevía a decir.

Lamentablemente no es un vídeo de una entrevista. Me hubiese gustado verlo y escucharlo por mi misma, pero al menos el periódico  Vanguardia (México) capturó sus palabras He aquí el valiente articulo: http://www.vanguardia.com.m/elartecontemporaneoesunafarsaavelinalesper-1362825.html

lunes, 6 de enero de 2014